Kiwicultora busca aldeonautas

Hace un año justo de la publicación de mi entusiasta reseña del libro de Jaime Izquierdo La ciudad agropolitana, La aldea cosmopolita. Ha transcurrido un ciclo completo y, tras la cosecha, llega el momento de la reflexión, del re-inicio, esa renovada oportunidad de mejorar la praxis y redondear su sentido.

Ese estado de ánimo me lleva a re-leer el libro reseñado, para detenerme en el significado de «volver a encontrar bajo las piedras el secreto de las fuentes». ¡Maravilloso recurso Marguerite Yourcenar! Y es que nuestro tiempo es otro, nosotros somos re-constructores que colaboramos con el pasado para llevarle hacia un más lejano futuro. Nuestro relevo ya implica una modificación de su espíritu, ¿es ese «el arte de recrear» del que habla Jaime Izquierdo?

Re-creemos, pues, nuestra relación con la naturaleza real, desde la «responsabilidad individual por lo colectivo y comunal». Re-vivamos el valor de lo sencillo y económico, re-evolucionemos la mirada, prospectiva y retrospectiva para «llegar a lo deseable a través de lo existente».

He vuelto a entusiasmarme. Hay que leerlo: La ciudad agropolitana, la aldea cosmopolita, Jaime Izquierdo Vallina, KRK.

LA NUEVA ESPAÑA, 11 de diciembre de 2019

PRODUCTOS DE AQUÍ El Glocalmarket asturiano

Eco Kiwi de Asturias ya forma parte los productores agroecológicos de la plataforma de ventas asturiana Productos de Aquí, un mercado on-line de pequeños productores donde puedes encontrar productos de mucha calidad que salen de proyectos de vida donde lo que se hace tiene un valor en sí mismo. Lo mejor de la tierra con el cariño de sus paisanas y paisanos.

El objetivo de Productos de Aquí es «crear el primer ‘glocalmarket’ agroalimentario de referencia en España formado por productores locales que respondan a criterios de cercanía, calidad, sostenibilidad y apoyo al medio rural»

Los impulsores, Gapmedia y Lluis Nel Estrada, pretenden con el proyecto de este mercado digital “promover la distribución y la venta directa de productos diferenciales, sostenibles, justos y sanos”.

Los productos agroalimentarios locales se organizan en 10 categorías: bebidas; quesos huevos y lácteos; legumbres, verduras y fruta; carnes y embutidos; miel y repostería; harinas y panes; aceites, sal y complementos; platos preparados; pescados y mariscos y alimentos ecológicos y sin gluten.

Compra en el market

El viaje de Biela y Tierra

En Julio de 2019 tuvimos la fortuna de formar parte del viaje de Ana y Edurne de Biela y Tierra.

Conocerlas fue inspirador, son dos personas maravillosas que se propusieron visibilizar los proyectos de producción ecológica en el mundo rural. Trazaron una ruta que recorrieron en bicicleta, y ese periplo sirvió para unir las distintas iniciativas.

Ana y Edurne, con su original viaje, demostraron que otro modo de vida es posible, y lo lograron diciendo: mirad, ya hay personas que viven en el campo y del campo en zonas despobladas.

Biela y Tierra, con su lema “la alimentación como motor de cambio”, están dirigiendo la mirada hacia la economía local. A estas alturas ya tenemos los resultados del “experimento” del que la humanidad entera es cobaya: la agroindustria. Ya sabemos de los efectos en la salud de las personas y de la tierra de los agrotóxicos, sabemos que la industrialización de la agricultura nos conduce a la imposibilidad de vivir del campo.

Pues bien,  lo que Ana y Edurne vinieron a recordarnos es que cada uno de nosotros puede establecer sus propias estrategias para cambiar el modelo económico. A través de la alimentación podemos cambiar nuestro estilo de vida. Si cambiamos nuestra manera de producir y de consumir ya estamos reduciendo el poder de las grandes empresas.

Estas mujeres valientes y necesarias, nos han dejado su mirada: una perspectiva de  cooperación frente a la competencia, que es, en mi opinión, una perspectiva de género. Hablar de “soberanía alimentaria” es hablar de los movimientos latinoamericanos de mujeres feministas, campesinas que reivindican al mismo tiempo derechos para las mujeres y sus propuestas ecológicas. La mirada femenina es importante porque otorga relevancia moral y política al mundo natural.

Y, junto a ella, la mirada ecológica es importante porque no atiende a la ley del mercado,  que es la que convierte el mundo en un inmenso almacén de materias primas. En el cuaderno de bitácora de Ana y Edurne vemos que hay un retorno al campo de mujeres formadas y valientes, con voluntad transformadora, que quieren ser agricultoras ecológicas en un momento particularmente difícil en el que las políticas agrarias, los mecanismos de mercado y las grandes corporaciones están asfixiando a las pequeñas producciones.

Vivimos un momento de emergencia climática que está despertando las conciencias poniendo el foco en muy diversos asuntos. Nos llegan auténticas riadas de información…y no sabemos muy bien como ordenar todo eso. Yo creo que merece la pena pensar la diferencia, si la hubiera, entre nuestra salud y la del planeta, entre cuidar de nosotros mismos y de los otros, y aquí me refiero no sólo a las otras personas, sino a los animales no humanos.

Para valorar la importancia de nuestros actos nos sirve como imagen, como clave simbólica, “El efecto mariposa”: así es más fácil imaginar que nuestras pequeñas acciones son capaces de generar grandes cambios. Así que yo espero vivir para ver que el batir de nuestras alas provocará un huracán a nivel global.

El post de Biela Y Tierra: «Ecokiwi: Cultivando ilusión»

El vídeo de Biela y Tierra: «Kiwis de cultivo ecológico»